Skip to content
doormat

El felpudo de RiZZ: cómo crear un gran producto con aluminio extruido

Para crear un producto de consumo excelente también es necesario elegir el mejor material disponible. RiZZ ha optado por el aluminio para fabricar un felpudo de alta gama capaz de durar hasta veinte años.

RiZZ comenzó su andadura en 1941 en los Países Bajos, dedicándose inicialmente a la fabricación de cepillos. La compañía, de propiedad familiar, se ha reinventado varias veces desde entonces, pero el ADN de RiZZ sigue siendo el mismo: generar, desarrollar y comercializar ideas.

«A comienzos de los 2000, mi difunta esposa Trudie y yo nos estábamos construyendo una nueva casa. Y descubrimos que ningún felpudo de los que había nos satisfacía del todo. Nos parecía importante que la casa y su aspecto externo se integraran en el entorno», dice Evert Zuiddam, director ejecutivo de la compañía.

«Después de dieciocho meses investigando, llegamos a la conclusión de que ningún felpudo estaba a la altura de lo que buscábamos. Así que decidimos diseñar un gran producto: el mejor felpudo del mercado».

Un diseño minimalista para un felpudo muy duradero
RiZZ se ha especializado en la entrada de la casa, ese espacio central donde tienen lugar muchas funciones cotidianas y donde se reciben las primeras impresiones.

La compañía trabajó con un equipo técnico en el diseño y la fabricación del felpudo. Un requisito importante era que se pudiera producir en cualquier tamaño que solicitaran los clientes. Gracias a su diseño minimalista, el producto pudo encajar en la gama de los productos que ya tenía la compañía.

Pero sobre todo, RiZZ buscaba un felpudo con un rendimiento sobresaliente, capaz de durar entre diez y veinte años. Hasta ese momento no había en el mercado ningún felpudo de tanta calidad.

Aluminio muy duradero
Empezando por la fase de pruebas, RiZZ consideró el plástico extruido como posible alternativa, pero la compañía tenía grandes ambiciones con respecto a este producto, y por tanto optó por el aluminio extruido.

Según Zuiddam, RiZZ ya había tenido experiencias previas con el metal. «Lo habíamos utilizado con otros productos; es muy ligero, es fácil de mecanizar, y a nivel estético es perfecto. Es el mejor material que podríamos haber elegido para un producto así», dice.

Escobillas incorporadas y cámaras de suciedad
Uno de los grandes argumentos de venta del felpudo es que, cada vez que alguien pisa el felpudo, las escobillas le quitan la suciedad de los zapatos, y con este movimiento la suciedad cae directamente en las «cámaras de suciedad» con las que cuenta su diseño.

Cuando te cepillas los zapatos en el felpudo, sientes cómo la suciedad cae realmente de tus zapatos.

RiZZ doormat.jpg

 

Aluminio: un material bonito y fácil de limpiar

El felpudo New Standard ha estado a la altura de las expectativas de RiZZ. Encaja muy bien en todo tipo de hogares y, tras haberse lanzado inicialmente en plata y antracita, ahora está disponible también en blanco. «El aluminio es fácil de limpiar y su color blanco se mantiene exactamente igual que al principio», dice Zuiddam.

Recommended for you