Skip to content

Cómo lograr la mejor superficie

Nuestros métodos de tratamiento de superficie pueden reforzar las ventajas del aluminio y rematar tu producto con un hermoso acabado.

man in a storage room

Pintura y anodizado

Cuando hablamos del tratamiento de una superficie de aluminio, hablamos sobre todo de pintura y anodizado. El anodizado sella y protege el aluminio extruido. La pintura te ofrece una selección ilimitada de colores y en diversos brillos, con una excelente consistencia de color.

El tratamiento de superficies puede incluir también el gofrado, el esmerilado, el pulido, el secado, la envoltura y la impresión.

Por qué el anodizado es una gran ayuda

Al anodizar tus extrusiones de aluminio obtendrás una superficie que repele la suciedad y mejora la resistencia a la corrosión, lo cual te proporcionará una superficie con revestimiento aislado eléctricamente y preservará el acabado del metal. Y además, es una superficie muy agradable al tacto.

Acabado mecánico

En nuestra investigación y desarrollo damos siempre prioridad al tratamiento de superficie, lo cual incluye el acabado mecánico. El proceso consta de:

  • Anodizado y técnicas y procesos de pintura
  • Pruebas de anodizado con control de corriente, voltaje, temperatura y composición del baño
  • Compatibilidad con composiciones de aleaciones
  • Pruebas de corrosión para perfiles pintados
  • Desarrollo de los parámetros del proceso
  • Medidas de la forma de onda de la corriente, del voltaje y de las temperaturas
  • Pruebas de calidad y caracterización de revestimientos anódicos
  • Análisis de superficie y composición química
  • Topografía de la superficie
  • Pruebas de desgaste